Bailarina en la oscuridad

el sonido no llega a los pedales

ella baja por la soga

aplauden
aplauden

las manos libres
los pies libres

el ombligo no está en el cuello
tampoco la huella que deja la muerte

la tierra se traga a un metro del vacío

basta con patearla
y todo deja de rodar

3 comentarios:

emiliano martínez dijo...

muy lindo silvia.

Verónica Cento dijo...

Me gustó lo tuyo, Silvia.

Saludos.

Silvia Castro dijo...

Gracias Emiliano y Verónica, cariños a ambos