yo soy yo, y también, soy ellas


Café Tortoni



Vos sos muchas mujeres en una, ¿sabés?

Callate, a todas les decís lo mismo

3 comentarios:

Araceli dijo...

En los tiempos del "porque yo lo valgo" es bueno saber la diferencia entre realidad, reflejo,
y espejismo. La frontera entre lo que somos y lo que dicen que somos puede llegar a ser muy confusa.

Hugo García Saritzu dijo...

Laberinto I (quierovalecuatro)


Escher, sin duda, ignoraba el concepto de decosntrucción, pero no su práctica. En cada laberinto convertía el centro en punto axial. Confluían y giraban simultáneamente el tránsito de los perdidos y todas las salidas posibles (¡hasta las de emergencia!), quizá allí reside la causa del desconcierto que provoca su obra.

La foto: Si se trazara una línea horizontal partiendo del foco de la izquierda, tu figura desobedecería la única ley inderogable: la de la gravedad. Y, por supuesto, el laberinto resultante se pondría más que interesante.

¡Vaya delito semejante foto en el Tortoni!, uno de los santuarios de Jorge Luis, con la tirria que el viejo le tenía a los espejos.

Olga dijo...

Silvia esta imagen se integra a la poeta que conozco,porque escribir en definitiva, no es vivir dentro del propio cuerpo, sino en la superficie de cualquier otro espejo-