Calicantos


















Mercedes Benz

Una de cal.
Una de arena.
Una de canto.
Únase todo en clara de huevo
batido punto aluvión
y deténgase en seco.

Importante dejar todo como está,
macerando en su intemperie.

Los elementos harán por su merced
lo que su merced merezca.

Un escudo redondo
que contenga las tres puntas
de una estrella:
aire, tierra, agua.

Un camión de frente en bajada
buscando dónde estacionar
dónde enfriar los frenos.

Un escudo redondo
en cada una de las ruedas,
cuesta abajo
cuesta abajo
cuesta abajo.

Un motor inmóvil,
todo gravedad
canto rodado
quemazón de cal en el asfalto.

La estrella de tres puntas enloquecida.
La inminencia infinita, sus rayos invisibles.

Estás buscando un símbolo de paz.

Los animales esperan abajo.
Los ojos llenos de tierra.
Los diques llenos de aire.

El agua llena de agua
y más agua
y más
y más.

Saltan las defensas.

Estás buscando un símbolo de paz,
con todos los animales chapaleando en la sed,
los paladares de frente march.
Los tibios dispuestos a perder temperatura.
Los fríos renunciando a la tibieza.
Y los calientes listos preparados ya
con el camión a milímetros,
con Janis a todo volumen:

Oh, Lord, won’t you buy me
a Mercedes Benz?

Una mano, sus dedos
de frente.
Dos manos, sus dedos
de frente.

Manos que ya son de barro
tanto apretar al amor.

 Calicantos.









No hay comentarios: